sábado, 21 de enero de 2012

Las taras de Cordero el candidato del PAN

Recientemente apareció reproducida en el Sendero del Peje una nota en la que se cita a Ernesto Cordero quién afirma que AMLO es un ignorante en economía, veamos:

"En conferencia de prensa durante la visita que realizó hoy a la entidad, criticó la promesa del precandidato presidencial de las izquierdas, de que buscará un crecimiento económico anual del seis por ciento.

Advirtió que no se puede garantizar una cifra de crecimiento económico, pues ´lo que puedes garantizar son condiciones para que llegue la inversión, para que se innove tecnológicamente, para que se genere el mayor número de empleos posibles, pero fijarle un número de crecimiento económico, lo único que demuestra es una profunda ignorancia de cómo se conduce una economía'.

En ese sentido, señaló que uno de los temas más importantes a atender por el próximo presidente es el crecimiento de México, que significa la posibilidad de atraer empleos, inversiones, generar oportunidades, y tener un Estado fuerte que pueda tener los recursos suficientes para apoyar las familias que más lo necesitan." SDP

Este es exáctamente el mismo discurso del "Presidente del empleo" en 2006. Hemos experimentado esta estrategia de "atracción" de inversión extranjera desde 1994 con los resultados que tenemos 18 años después: Desempleo masivo sobre todo en los jóvenes, crecimiento económico de la economía, aumento de la pobreza.

Esto nos muestra un discurso económico neoliberal desgastado, increíble y reduccionista. En efecto, la Inversión Extranjera Directa es uno de los factores que permiten el crecimiento económico, pero Cordero lo reduce a un único factor. Los otros dos factores que están fuera del dogmatismo neoliberal son la Inversión Pública y el ahorro interno.

¿Por qué Brasil cómo economía emergente crecerá un 3.6 % en el PIB, mientras que Estados Unidos, economía a la que esta ligada México crecerá 1.8 %? Porque el modelo brasileño y el nuestro son diferentes en razón de que allá variaron la política económica en sentido en el que lo quiere hacer Andrés Manuel López Obrador.
La tara de Cordero en materia económica es que sólo quiere atraer inversión extranjera como fuente de crecimiento, cuando China que crecerá en un 9.0 % este año le gana a México como polo de atracción. ¿Que ha hecho mal nuestro país?
Los neoliberales han renunciado al Estado, dogmáticamente, como eje del crecimiento económico. El Estado es usado por ellos como caja chica para financiar a sus cuates y saquear el presupuesto nacional. La mayoría de los empresarios del país están fuera y padecen paradógicamente altísimos impuestos, mientras que los beneficiados no pagan los mismos. Por lo tanto, quiénes deben ser el motor del crecimiento estan lastrados con altos impuestos y los que se benefician no pagan impuestos porque son los favoritos de los gobiernos. El resultado es que la inversión pública bajó a cero y lo que fue el motor de la industrialización y el crecimiento económico durante los 30, 40, 50 , 60 y 70 se apagó.
Una sociedad sin ingreso, la mayoría de la población no los tienen, ganan menos de 6 mil mensuales no consume ni paga impuestos suficientes para el erario nacional. Esto se traduce en que tenemos un mercado interno sin dinamismo y un erario que no capta más allá del 11 % anual del PIB, totalmente insuficiente para las necesidades dé educación, ciencia y tecnología que requiere el país. El carro de Cordero es un monociclo, que depende sólo de la atracción de inversiones. Esta estrategia fracasada le ha impedido al país crecer.
Aquí es dónde Cordero miente y esta encerrado en una especie de tara que es su visión reducida de la economía. No sería grave en un estudiante de primer semestre de economía, lo es en Cordero porque él ha sido responsable del desastre económico nacional en los últimos años. Honor compartido con Cartsen, directro del Banco de México.
López Obrador si tiene un programa alternativo que marcha en tres direcciones:
La recuperación del Estado como eje de desarrollo. Desde el Estado se reorienta la política económica, se reduce el gasto con un presupuesto austero y se cobran los impuestos necesarios para financiar el desarrollo nacional. Obrador puede hacer lo que el PAN y el PRI se ha negado a hacer. Una reforma fiscal que grave a los super empresarios y descargue a los pequeños y medianos; Que utilice el presupuesto nacional para fianciar el desarrollo fortaleciendo los puntos débiles de las actividades productivas y que convierta el consumo en el eje del desarrollo nacional. Esto es de lo que hizo Lula en Brasil.

La desmonopolización y la diversificación de los propietarios para incentivar la competencia. Rompiendo el monopolio de las comunicaciones, de la minería, del sistema bancario y del ahorro. Necesitamos una banca que estimule el desarrollo nacional y no que financie la crisis de los bancos en sus centrales (España, Estados Unidos).

Regresar a los trabajadores el reconocimiento de sus derechos y fortalecer la idea de que reconociendo el esfuerzo de los trabajadores se aumenta la productividad. El trabajo precario no ha favorecido la productividad del país. Los sindicalistas del Brasil son claros diciendo que Lula reconoció el papel de los sindicatos y favoreció la libertad sindical sin que estos organismos fueran un lastre para la producción. Un pacto entre empresarios y trabajadores que eleve la productividad y sobre todo el nivel de vida de la población. Este es un panorama muy distinto a Calderón y Lozano que son destructores de sindicatos y antiobreros. La gente cuando se siente bien, cuando tiene niveles de vida digna, no sobrevive sino responde trabajando.
El PAN ofrece más de lo mismo, una política que no variará y que nos lleva al desastre.